viernes, 20 de enero de 2017

IMPORTANTE

Se informa a todas las personas miembros del Grupo Parroquial Paz y Misericordia que el número de cuenta donde se hacía los pagos de cuotas se ha cambiado. A partir de ahora la cuenta del banco de Caja Rural queda cerrada y quien quiera pagar su cuota por banco deberá hacerlo por la nueva cuenta.

El número de cuenta nuevo es el siguiente:

Banco: Santander

Nº. CUENTA:  ES27-0049-3224-60-2514050435 



Que la paz de Cristo y la Misericordia de su Madre os acompañe siempre.

domingo, 8 de enero de 2017

LECTURAS EVANGELIO 8/01/2017

Comentario al Evangelio del  

http://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/comentario-homilia/?f=2017-01-08

Queridos hermanos:
La liturgia, nos invita una vez más a recordar nuestro bautismo. La verdad, que es el primer sacramento y por el cual accedemos a la Iglesia, pero quizás, sea del que somos menos conscientes y no sólo porque lo recibimos de niños. El bautismo de Jesús no es una anécdota más en su vida, en este momento está presente toda la Santísima Trinidad: el Padre que habla desde el cielo, el Espíritu Santo en forma de paloma, que se posa sobre el “predilecto”. Está claro, que es el elegido para una misión específica, y nosotros: ¿no debemos pensar que nuestro bautismo es un proceso que nos compromete a seguir al Hijo?
A partir del bautismo, de esta presentación en público, comienza Jesús sus obras y palabras, del mismo modo, nosotros al ser bautizados, somos elegidos para ser miembros de su pueblo y mensajeros del Evangelio. Bautizarse es recibir la fuerza del Espíritu, como dice Pedro en la segunda lectura de los Hechos de los Apóstoles: “Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios por la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con él”. Esa fuerza nos llevará a cumplir la primera lectura de Isaías: “Yo, el Señor, te he llamado con justicia. Para que abras los ojos a los ciegos, saques a los cautivos de la prisión y de la misma mazmorra a los que habitan en las tinieblas”.
Estar bautizado exige asumir una misión y una identidad, ésta no se puede adquirir cuando se es niño, por eso necesita un acompañamiento, durante las diversas etapas de la vida. Hasta hoy los sacramentos del Bautismo, Eucaristía y Confirmación (que son los de la iniciación cristiana), se recibían en un contexto de una vida familiar orientada a la fe y sostenida por un recorrido catequético de preparación. Ahora en cambio, hay familias que no piden el bautismo para sus niños; chicos bautizados, que no acuden a los demás sacramentos de la iniciación; y si acceden, desertan de la Misa Dominical después de la comunión, lo mismo vale, para los que desaparecen de la vida eclesial, después de haber recibido el sacramento de la Confirmación. Se trata de una crisis seria en la iniciación, que impone un replanteamiento de la pastoral ordinaria.
Desde hace tiempo en nuestras parroquias, hemos tratado de “iniciar en los sacramentos”, con un considerable esfuerzo, gasto de energías y buena voluntad. Quizás, deberíamos empezar más decididamente; “a iniciar a través y desde los sacramentos”. Dejar de gastar tantas fuerzas en él durante la preparación o hacerlo de otra manera y sobre todo, potenciar el después. Se necesita una perspectiva catecumenal, que incluya a padres, hijos y catequistas. Un camino que se desarrolla en etapas, con recorridos diferenciados e integrados y que comienza en el momento del bautismo (pre-bautismales). Basado en el conocer, celebrar y vivir, con un acento especial en el servicio a los pobres y el compromiso en la realidad.
Es preciso, por tanto, valorar los momentos, (todos, no sólo los que pertenecen a la vida comunitaria), en los que la parroquia, se pone en contacto con el mundo alejado, despistado e incapaz de dar nombre a la propia búsqueda. Es tiempo de ir (Mc 3, 14-15). Jesús piensa en la comunidad, en función de la misión y no al revés, y es en el bautismo donde comienza su misión. Debemos en nuestra Iglesia, recobrar la importancia del bautismo, que es el ingreso en un horizonte nuevo de la vida, no en un club, sino en una casa, en un hogar, el de Dios, el nuestro. El bautismo es la declaración de hijos o mejor dicho, de que Dios es Padre.
Es pasar de Adán y una vida marcada por la expulsión, el miedo, la culpa, el pecado. A una vida regida por Jesús y su perdón, misericordia, gratuidad y esperanza. Por eso, podemos dedicarnos a disfrutar y aportar lo poco que tenemos, a mejorar esa casa que es el mundo, la casa más cercana de nuestra comunidad, (la Iglesia, nuestra parroquia) y la casa familiar. Sin olvidar, que debemos comunicar a otros lo que nos ha pasado, lo que nos ha traído el bautismo, trabajando por la justicia, la paz y la libertad.




lunes, 2 de enero de 2017

miércoles, 28 de diciembre de 2016

CARTERO REAL Y TEATRO

Hoy en nuestra parroquia nos visitará el Cartero Real y podremos disfrutar de una breve representación teatral de la Navidad. ¡Os esperamos!




domingo, 25 de diciembre de 2016

CRISTO NACIÓ

¡FELIZ NAVIDAD!

El Grupo Parroquial Paz y Misericordia les desea una Feliz Navidad y un próspero año 2017. Que la Paz de Cristo y la Misericordia de su Madre os acompañen durante todo el año.

¡CRISTO NACIÓ! ¡FELIZ NAVIDAD!



martes, 20 de diciembre de 2016

y TÚ, ¿qué has hecho en mi ausencia?

El Señor de la Paz salió anoche hacia su restauración. Ayer fue un día de tristeza para la feligresía de nuestra parroquia pues su Santísimo Cristo de la Paz se ausentará varios meses de su casa, de su templo, de su altar. Hubo lágrimas y miradas íntimas entre el Señor de la Paz y cada una de las personas que lo fue a visitar ayer, miradas de nostalgia, pero sobre todo, miradas de esperanza.

Esperanza por que regrese pronto, esperanza porque lo echarán de menos pero quizás, al menos desde hoy, debamos mirar lo que realmente debemos mirar. Por supuesto que su ausencia se notará, pero, ¿quién es más sabio que Dios? El Señor de la Paz eligió salir de su casa en el final del tiempo de Adviento, y no, no fue casualidad. Nuestro Cristo de la Paz nos enseña una vez más el camino a seguir ausentándose en vísperas del día más grande que puede haber para los cristianos: la Natividad.

En este tiempo de Adviento nos hemos preparado para la llegada del Amor, de la Luz en la oscuridad, o al menos hemos debido hacerlo, y el Señor de la Paz nos dice "me voy ahora para que os centréis en lo que viene". Es un tiempo donde tendremos que llevar a cabo toda esa preparación, propósitos y deseos que sean ejemplo de Cristo, para que cuando en unos meses regrese a su casa y nos pregunte: "y TÚ, ¿qué has hecho en mi ausencia?", podamos responderle: "Me preparé para tu llegada Señor".

Somos criados del Amor, debemos estar en vela constantemente y estar en vela no significa sólo esperar de forma pasiva, sino esperar con el corazón realizando las obras que Dios nos pide: Orar, Evangelizar y Creer.

Este tiempo de ausencia del Cristo de la Paz debe ser motivo para hablar más con Él, orando desde la distancia, buscando una relación más íntima con el Padre partiendo del Niño Dios, para que cuando regrese a su casa y nos pregunte: "y TÚ, ¿qué has hecho en mi ausencia?", podamos responderle: "Padre de la Paz, en tu ausencia me he acercado a aquellas personas que veo en tu casa todos los días y nunca las he saludado, he intentado hacer más comunidad porque sé que te alegraría, he rezado por todas las personas del mundo que sufren, he perdonado cómo Tú nos enseñas, le he hablado de ti a los demás, te he defendido cuando alguien te insultaba, me he quitado del centro de mi vida para ponerte a ti, me he implicado, he trabajado codo con codo, he regresado a tu casa de la cual me alejé, he olvidado asuntos pasados de enfados o intolerancia para empezar de nuevo, he mirado a mi prójimo como Tú nos miras a nosotros, he hecho de tu ausencia mi motivo para encontrarme a mí mismo, y todo gracias a ti."

Cuando el Señor de la Paz regrese a casa y nos pregunte: "y Tú, ¿qué has hecho en mi ausencia?", digámosle con Fe verdadera: "Señor, he llenado tu casa de Amor, como a ti te gusta."

Que la Paz de Cristo y su Misericordia os acompañe siempre.


JUNTA COORDINADORA
 GRUPO PARROQUIAL
 PAZ Y MISERICORDIA






lunes, 19 de diciembre de 2016

NUEVO NÚMERO DE CUENTA

IMPORTANTE

Se informa a todas las personas miembros del Grupo Parroquial Paz y Misericordia que el número de cuenta donde se hacía los pagos de cuotas se ha cambiado. A partir de ahora la cuenta del banco de Caja Rural queda cerrada y quien quiera pagar su cuota por banco deberá hacerlo por la nueva cuenta.

El número de cuenta nuevo es el siguiente:

Banco: Santander

Nº. CUENTA:  ES27-0049-3224-60-2514050435 



Que la paz de Cristo y la Misericordia de su Madre os acompañe siempre.

domingo, 18 de diciembre de 2016

RESTAURACIÓN CRISTO DE LA PAZ

A petición de nuestro párroco informamos que la restauración del Santísimo Cristo de la Paz se va a realizar desde el próximo martes estando varios meses fuera de nuestro Templo.

Nos pide que informemos que el valor de la restauración la sufragará la parroquia pero que si hay personas interesadas en hacer alguna donación puede hacerlo, y se ofrecen para ello  dos alternativas:

1. Donativo anónimo para ayudar a la restauración.

2. Donativo nominativo para la restauración, esto es, todas aquellas personas que donen una cantidad podrán dejar su nombre, el cual, se buscará la forma de guardarlo junto al Cristo de la Paz en el Altar de nuestro templo.

Toda aquella persona que esté interesada en donar puede acercarse a cualquier miembro de la Junta o al párroco. Gracias de antemano.

Que la Paz de Cristo y la Misericordia de su Madre os acompañen siempre.


DOMINGO DE BESAPIES

🔴 IMPORTANTE: 🔴

Por petición de nuestro párroco, os informamos que MAÑANA DOMINGO, 18 DE DICIEMBRE, el besapiés extraordinario del Santísimo Cristo de la Paz será ininterrumpido, desde las 10h hasta las 20h. 

Sentimos las molestias causadas y esperamos máxima difusión para que todos los que lo deseéis nos acompañéis en estos días tan especiales para nosotros.

Que la Paz de Cristo y la Misericordia de su Madre os acompañen siempre.

Evangelio del día

En el siguiente enlace pueden leer las lecturas del domingo 18 de diciembre y el comentario a las mismas. Buen domingo previo al día más grande de la Humanidad.